Treinta años después el pasado pretende regresar

Recuerdo a mi viejo manejando su Toyota Carina modelo 1973, transitando frente al Campo de Marte. En un segundo, cinco señores con fusiles y vestidos de militar nos obligaron a bajar del vehículo para revisarlo…

 

Militares

Fotografía de Jean-Marie Simon

Veo que registran a mi papá quien por esos años mozos tenía una abundante cabellera. Le preguntan su nombre y dónde trabaja, mientras yo a mis escasos cuatro años no logro dimensionar lo que sucede.

Al cabo de unos minutos desesperantes nos dejan continuar la marcha, no sin antes advertir a mi papá mediante palabras soeces que “tuviera cuidado y se cortara el pelo”.

Casi 30 años después jamás le pregunté a mi papá ¿Qué le dijeron o por qué lo registraron?

Don Manuel un hombre trabajador que logró su futuro migrando a la ciudad de Guatemala, por esos años era un supervisor más de una empresa cercana a la Universidad de San Carlos de Guatemala.

No tengo duda que ese hecho marcó mi vida, hasta la fecha lo recuerdo como que fuera ayer porque al ir creciendo entendí que esos hombres de verde milico asesinaban, masacraban, torturaban y desaparecían a personas como parte de una estrategia de terrorismo de Estado ejecutado durante los años de las dictaduras militares más sangrientas de Latinoamérica.

Treinta años después el pasado pretende regresar ¿Podrá?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *