Una confrontación a la sociedad conservadora

web exposición

Realicé una visita a la exposición “De cierta Forma” En Sótano 1. Al principio al entrar al pequeño cuarto blanco de exposiciones pienso en el propósito del espejo  situado en las gradas de ingreso. ¿Será esto una herramienta de los curadores para que el espectador al entrar a ver la exposición  pueda observar la obra desde su propio ser? O tal vez no.

Bueno en fin, primero me topé con la obra de Margarita Figueroa, una serie de dibujos que mostraban relaciones sexuales, muchas veces de animales y personas de una forma violenta. Luego aparece en escena la obra de Andrea Mármol: un video en el que se muestra a un cura extrayendo de las bocas de unas niñas una ostia.

Hay además una escultura del joven artista Miguel Reyes que parece ser un abrazo de espaldas entre dos personas. Para finalizar una fotografía de Vic Bahr mostrando a un joven con cabello azul y colmillos.

Al hacer un análisis de todas las piezas me pareció que no podía encontrar un punto de vinculación entre ninguna de ellas, excepto la de Margarita Figueroa y Miguel Reyes en el contacto físico violento.

Una semana después me reuní con Gabriel Rodríguez, curador de la galería y  con el escritor Leonel Juracan. Al preguntarle a Gabriel acerca de la vinculación de las piezas dijo: «Todo es un contacto íntimo, o un hostigamiento a la sociedad conservadora».

Él me explicó que la obra de Margarita hablaba directamente de las relaciones sexuales o los conflictos que presentaban en una situación no íntima. La pieza de Andrea Mármol es una crítica directa a la religión y  representa un conflicto dentro de la misma.

Obra de miguel reyes

Entonces todo cobró sentido, en cada una de las piezas se siente un poco de inconformidad y creo que eso es lo que buscaban los artistas. Aun así la escultura de Miguel presentaba dos emociones en mí.

La primera, la seguridad. La forma en color blanco (A la que abrazan) y una necesidad de protección en la forma de color negro (El que abraza) esta pieza dual habla también de la intimidad aunque solo existan cuerpos, sin rostros, sin sexo. Dos cuerpos abrazándose ¿Podría ser esto una crítica al género?

La obra de Vic Bahr representaba esta crítica de una forma más visual, Gabriel me explicó que estas piezas tienen un punto de vista más distante y objetivo. Además habla de una fobia que puede llegar a la marginalidad.

Justo en este momento Leonel interrumpe y habla  acerca de la concepción de la marginalidad, dice: -Para hacer una crítica a la marginalidad, se debería de hablar fuera del contexto conservador, pero ya que este está hablando dentro de él, la marginalidad se constituye con un aspecto “Diferente o irregular”

Como lo explica Gabriel Rodríguez “El Curador Punk” (Una vez lo etiquetaron de esta manera)  estos artistas jóvenes, buscan hostigar a ciertos sectores de la sociedad con temas que implican: religión, homosexualidad, relaciones sexuales y fobias a lo extraño, diferente o inusual.

Para ir a echar el rol

Si tenés ganas de que el arte te inconforme y resalte más la vena de tu frente y te haga pronunciar “¡Qué diablos es esto!” Los invitó a esta provocativa exposición en Sótano 1 en la 11 Calle 4-27 zona 1, la cual estará abierta de 7 a 11pm  hasta el sábado 12 de marzo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *