¿Usted sabe qué significa Achuapa?

Fotografía de Javier Herrera

Solo es de agarrar duro el cuello y jalarlo… ahora doña Felina lo hace de otra forma; la agarra de la cabeza, la levanta, le da dos vueltas en el aire y le truena el pescuezo, después, la cuelga, para que le salga la sangre;   quizá antes de que empiece el partido se vienen a almorzar y prueban cómo queda; porque el sol por la tarde va estar fuerte.

Abelino Cruz López ,Rubén López, Edilia Escobar de López y José Castro. Fotografía de Javier Herrera

Los primeros fieles llegaron temprano, entraron al estadio un poco después de las cinco de la mañana, y ya había unos botes de agua apartando lugares; los protagonistas de este texto no durmieron, era la primera vez que visitaban el lugar después de doce años, fueron  128 km los que recorrieron desde el edificio El Centro en la ciudad capital hasta Progreso Jutiapa, fue en la barra del bar donde entre nostalgia y arranques de masculinidad encontrada y sedienta de demostrar valentía decidieron  ir a ver la final de primera división del fútbol nacional Achuapa vs Marquense todo porque uno de los comensales recordaba las piruetas que un jugador estadounidense realizaba cada vez que marcaba un gol en los años noventa  y que el equipo cebollero le traía las vivencias con su papá apoyando desde los graderíos de los estadios del país.

Fotogrrafía de Javier Herrera

Al pueblo llegaron temprano, lo único que los recibió, fue un anuncio ambulante de quesadillas Arrieta, el café lo donó la rubia que consiguió las entradas, que días antes habían vendido para apartar sombra, la calle que daba al estadio Manuel Ariza estaba ya cerrada por aquello de las multitudes aglomeradas, afuera un policía municipal de tránsito observaba cómo los muchachos de un banco patrocinador (que dice que le ayuda a la gente a crecer) y una telefonía con canal de televisión ingresaban su publicidad; al costado de la entrada  un hombre terminaba de hacer los nudos para dejar bien puestas las pitas donde colgaría las camisolas del equipo local esperando que hoy si se vendieran todas porque de lo contrario no recuperaría el dinero que invirtió; ¿Usted sabe qué significa Achuapa? le lanzó a uno de los visitantes que lo fotografiaba.

Fotografía de Javier Herrera

– ¡No!, dijo el desvelado fotógrafo de la agencia internacional de noticias.

-Río de achiote, búsquelo en google va ver que es cierto…

 –Gracias, buen dato.

Varios hombres se encargan de darle las últimas pinceladas al campo de juego mientras ven a la pareja de amigos recorrer el estadio, en ese momento los jóvenes deciden ir por el caldo de gallina que su amiga les ofreció antes que iniciara el partido; ya comidos y bebidos regresaron al recinto deportivo con la grata sorpresa de que se encontraba a reventar dos horas antes que los veintidós jugadores se echaran el último partido del 2019; esta final no contaba con nombres conocidos para los amigos que visitaron aquel pueblo, ellos aun recordaban con nostalgia leyendas como Ricky Nelson Murga, Gregory Curtis Payne y de aquel brasileño Lucio Catarino Da Silva.

Esta final era distinta, pero por angas o mangas tres fueron los goles que el equipo cebollero colocó en el arco rival y la emoción se apoderó de todo el estadio tanto que tuvieron que reubicar a varios aficionados del equipo visitante para evitar aquello de las calenturas por el juego.

Fotografía de Luis López

Todo fue muy rápido ¡TRACK! se escuchó en la portería del equipo local, el encargado de cuidar el arco cebollero cayó y no se levantó más.  El árbitro pitó el final de encuentro, una ambulancia ingresó rápidamente al estadio, a mis espaldas un hombre leía en su celular sobre un asesinato en la granja penal de Pavón, mientras las bocinas retumbaban con We are the champions de Queen. Encima de nosotros se nos venían ciento veintiocho kilómetros de vuelta.

 

Nota del editor: Esta onda se llamaba originally “Río de achiote”, pero como soy bien caprichoso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *