Vicepresidente de Estados Unidos visita restaurante chapín en Virginia

Mientras el presidente Donald Trump continúa impulsando su agenda anti inmigrante, especialmente dirigida hacia los centroamericanos, su vicepresidente Mike Pence, visita en Virginia, muy cerca de la capital estadounidense, un restaurante de comida latina, manejado y administrado por una familia de guatemaltecos.

El negocio de esta familia guatemalteca se encuentra en medio de los suburbios anglosajones en el sur de Virginia, un estado que se conoce también por ser racista.

El lugar, es uno de los más famosos y visitados por los residentes de la ciudad de Manassas. Tiene ya 18 años de estar instalado, genera empleo para unas 25 personas, en su mayoría de origen latino y ha sido nombrado por revistas especializadas de comida como uno de los mejores lugares para desayunar. Su menú incluye además, un típico plato chapín.

La unión es importante… la idea de tener un negocio así, fue de Víctor, mi hermano mayor y de mi otro hermano Marlon. Desde que llegamos a este país nos gustó esto de los restaurantes y nos pusimos la meta de tener un negocio entre la familia, explica Edín Esquivel, uno de los guatemaltecos propietarios del Ashton Family Restaurant.

El patriarca de los Esquivel, fue quien llegó primero a Estados Unidos, en la década de los 80. Luego, poco a poco logró traer a sus hijos. Edín, arribó al país en 1991 y se instaló en Los Ángeles, California, cuando tenía 17 años; tiempo después la familia se mudó hacia la Costa Este y ahí Edín empezó a trabajar en un restaurante lavando platos.

Edín Esquivel, uno de los hermanos guatemaltecos propietarios del restaurante.

Este guatemalteco, originario de Jutiapa, nunca se imaginó que diez años después, se iba a asociar con un griego, con quien había trabajado y muchos menos que, al cabo de un tiempo él y sus hermanos terminaran comprando al griego el restaurante, que ya estaba instalado en una pequeña villa en la ciudad de Manassas, que está a una hora de Washington DC, la capital estadounidense,.

Cuando decidimos asociarnos con mis hermanos, al principio fue difícil. Todos teníamos nuestros trabajos, yo iba a mi trabajo de las cinco de la mañana a las dos de la tarde y al terminar, cada uno teníamos que estar en el restaurante para atender el negocio y eso fue así por casi dos años …, recuerda Edín, nostálgico.

 

El vicepresidente Pence, uno de los comensales

En los últimos meses, imágenes, videos o casos de racismo en Estados Unidos, en contra de inmigrantes latinos se han convertidos virales en las redes sociales. En parte, porque desde la campaña preelectoral, el presidente Donald Trump, ha promovido una agenda anti inmigrante.

El presidente Trump ha llamado “animales, delincuentes y violadores” a los latinos. Sin embargo, la comida latina es una de las más degustadas en el país por muchas personas de diferentes etnias y orígenes.

Esto no ha afectado en nada al negocio de esta familia guatemalteca, que se encuentra en medio de los suburbios anglosajones en el sur de Virginia, un estado que se conoce también por ser racista.

Cada domingo, es el día especial de los desayunos en el restaurante de los chapines. Los comensales, en su mayoría anglosajones, deben hacer una larga fila para poder entrar. Hace un mes, uno de estos domingos fue especial en el Ashton Family.

Uno de los empleados se percató que en el estacionamiento estaba una camioneta de alguna personalidad importante, pero todos quedaron sorprendidos cuando la persona que se bajó del automóvil era nada más y nada menos que el vicepresidente Mike Pence y su familia.

Pence hizo la línea para entrar como todos los comensales. Entró con su esposa y su hijo, tomaron su desayuno y luego, antes de irse, se hizo un retrato con Edín y todos los empleados del restaurante.

Cuando nos pusimos para la foto, él dijo que había llegado porque muchas personas le dijeron que nuestro lugar era el mejor lugar para desayunar en la zona. Él iba para el aeropuerto a dejar a su hijo y dijo que antes quiso pasar para comprobar que tenemos los mejores desayunos… y claro, se fue contento, narra Edín con entusiasmo.

Al terminar, Pence felicitó al guatemalteco y le dijo que había pensado en traer al presidente Trump para que pruebe los mejores desayunos que sirven en el lugar. El vicepresidente se retiró satisfecho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *