¿Y ahora quién por nosotros?

El miedo es que un día de estos todos esos pobres se den cuenta, que la culpa de su miseria es gracias al sistema y a nosotros que lo mantenemos corrupto y entonces ahí, vamos a conocer el verdadero miedo;  a lo mejor y hasta nos comen vivos… LA GENTE CON HAMBRE ES VIOLENTA.

Conversaciones en un hotel de zona 10.

Fotografía de Javier Herrera

Cierto es, que un análisis sobre este tema podría ser prematuro o quizá incauto, y como en esta humilde pero huevuda redacción nos mueve el deseo incontrolable de decir lo que pensamos ahí les van un par de ideas.

Primero que todo y antes que nada, recuerden lavarse las manos y no estarse tentando la cara, si están expuestos a lugares turbios; procuren salir a cazar su alimento y el de los suyos y no quedarse cual veleta en huracán, ya que la situación es dudosa (peligrosa y no cariñosa) tiéndale la mano a quien vea jodido, no es de andar invitando a la banda a un par de litros, sino de concientizar sobre el porvenir incierto que vislumbra el país.

De los más vulnerables hágase cargo si puede claro está; piense alguna forma para producir dinero sin matar a nadie ni ser parte del call center del gobierno de turno,  trate de no ver TN23, busque mejor la primera temporada de los Simpson  o toda la serie de Alf, si no tiene tele pero si pareja sexo afectiva, dele rienda suelta a todas sus fantasías (todo de mutuo acuerdo), si leer es lo suyo consiga lo antes posible la poesía completa de Marco Antonio Flores o lea algo de su narrativa, En el filo es una buena opción, si se la lleva de buen lector, trate de comprender Ulises de Joyce (y me cuenta de que va), si solo quiere pasar un buen rato con un libro y quedarse con un buen sabor de boca, Seda de Alessandro Baricco o Una novelita lumpen de Bolaño son los títulos que su espíritu necesita, si posee Netflix y lo suyo son las buenas películas, Climax de Gaspar Noé los espera en la plataforma, le dejará con ganas de más.

Edúquese, haga ejercicio con lo que tenga a la mano, sea consciente, piense en el bien común; diseñe estrategias para mantenerse con vida y sano, investigue todo lo que lea, no le crea a nadie, menos al pastor de la iglesia; durante la crisis no se olvide de las mascotas ellos forman parte de su familia y los de la calle de la familia de calle (solo vos sabés hasta dónde podés ayudar) mucho cuidado con los estafadores porque andan desatados. Si tienen ganas de escuchar una belleza de disco, busquen el trabajo más reciente de Nine Inch Nails.

¡Salú!

Es lo que hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *